Persianas: ¿cerraduras por dentro o candados por fuera? | Vota por la Educación Persianas: ¿cerraduras por dentro o candados por fuera? – Vota por la Educación

Persianas: ¿cerraduras por dentro o candados por fuera?

by ,

El sonido de las persianas metálicas al abrirse o cerrarse suele indicar para muchos el inicio o culminación de una ardua jornada laboral. Estas hermosas corazas metálicas instaladas ya en nuestras vidas sirven para indicarnos rápidamente si un local está abierto aún o no, pero también nos indica que estos locales están asegurados y que los criminales mejor ni lo piensen. Pero vamos, que algunos son tercos e igual van y lo intentan. El problema es que algunos logran ingresar. El mundo entero se acaba de estremecer.

 

¿Cómo es esto posible? Si, sabemos que las persianas metálicas son promocionadas como la gran solución para locales puestos que los cubren completamente con una coraza metálica virtualmente impenetrable gracias a la cual podemos despreocuparnos durante las noches puesto que nuestro local está sano y salvo. Pero claro, esto es así siempre y cuando la persiana se quede en su sitio. He aquí donde se da el gran problema. A la hora de cerrar la persiana esta debe ser fijada en su sitio de una forma u otra y es aquí donde se da una gran diatriba, muchos discuten si apostar por una cerradura interna o un candado externo.

 

Si los cerrajeros “http://cerrajeros24hsitges.es” hablamos de una cerradura interna estamos hablando de un gran mercado muy amplio a nuestra disposición, donde encontraremos básicamente una cerradura más o menos plana que se posicionará del lado interno de la persiana, esta cerradura lo que hará es accionar unos brazos de metal sólido que se incrustarán en los marcos de la misma, trabándola en su sitio una vez que el seguro esté pasado.

Estos brazos son adaptables al tamaño de la persiana o la entrada del local y la cerradura permanece relativamente oculta y solo se ve el pequeño circulo donde debemos introducir la llave para abrir.

 

Si hablamos de candados externos, pues tenemos eso, en la base de la persiana se agrega una robusta argolla que se va a alinear con otra argolla clavada firmemente al piso, y una vez bajada la persiana metálica procederemos a pasar un candado por ambas argollas.

La mayoría que implementa esta solución incluye varias argollas a lo largo del piso para poder colocar más candados, puesto que la lógica indica que más es mejor.  Lamentablemente ninguna solución es infalible, pero entre las fallas solemos coincidir que la solución de los candados es la que más problemas afronta. Una persiana no incluye estas argollas, así que deben ser soldadas a la misma.

Ya aquí nos enfrentamos a una posible vulnerabilidad, una soldadura débil puede ser reventada y el candado se vuelve inútil. Igualmente con la argolla clavada al piso, si se logra sacar pasará lo mismo. Además de hacer engorroso el proceso de apertura y cerrado pues se deben colocar y retirar todos los candados todos los días, que a la larga el esfuerzo se hace grande. Muchos elementos distintos hacen que el sistema sea más vulnerable.

 

Es por ello que apoyamos las cerraduras de persianas, que tienes muchos modelos muy distintos como modelos ubicados en los laterales o con anclaje al piso, pero que sin duda robustecerán tus persianas.